Consejos para que tu perro viaje con los mayores cuidados

3 Flares Twitter 3 Facebook 0 Google+ 0 Filament.io 3 Flares ×

Una mascota es un compañero de vida y, como tal, va a estar presente en muchos momentos en los que se requieran desplazamientos o cambios de residencia. Para solucionar este problema existe el transportin, un instrumento de gran utilidad que sirve para su traslado y movilidad, pero también para crear hábitos y rutinas que ayudarán a mejorar su proceso de educación canina. Tener a los perros controlados, enseñarles desde pequeños buenos hábitos de conducta, es posible gracias a este instrumento.

Fuente: http://www.flickr.com/search/advanced/? Autor: ©Big Max Power

Fuente: http://www.flickr.com/search/advanced/?
Autor: ©Big Max Power



Un transportin no es algo estándar, existen distintos tipos: de plástico, acolchados, para llevar en bolso, con ruedas… Y muchos tamaños, para que se adapten a cada perro. Lo ideal es que el animal se pueda poner de pie, estirarse y moverse sin problemas, de forma que vaya cómodo en los viajes. Para ello, has de acostumbrarlo a este espacio, a priori cerrado, oscuro y estrecho, para que lo vea como un lugar seguro, cómodo y placentero, por lo que, al principio, dejaremos la puerta siempre abierta para que no sienta agobio. No hay que obligarlo a entrar, sino que pondremos una golosina o el pienso que le guste para que entre y a la salida lo premiaremos, para que asocie la recompensa con pasar más tiempo dentro.

En los viajes en coche es más adecuado que el habitáculo sea rígido y de materiales resistentes cuando el perro es de tamaño grande y mediano. Los trasportines cerrados completamente no son recomendables, impiden la ventilación y pueden ser un agobio para el perro. Además, es recomendable introducir un colchón en el habitáculo para mayor comodidad. Lo situaremos en un lugar seguro para evitar problemas en caso de frenazo como puede ser el maletero o en el suelo, detrás de los asientos delanteros. Todos estos cuidados son pocos, si el objetivo es mejorar la calidad de vida de nuestra mascota.